viernes, 1 de junio de 2012

Aprendiendo a ser Padre

Ser padre, es una expresión que en México usamos para decir que algo nos gusta.
Aunque yo estoy aprendiendo a ser padre y ser Padre con mis hijos. No se por qué nadie me advirtió lo difícil que es ser Papá, aunque se los agradezco. Estoy seguro que si he sabido no me caso o simplemente no he tenido hijos. 
No, no me arrepiento porque lo que se aprende al educar, formar, instruir, enseñar, corregir, moldear.........y un sin fin de actividades que se pueden hacer con los hijos, le han dado cierto sentido a mi vida. Donde ahora tengo que cuidar mis acciones por el reflejo que puedo causar en ellos. Si me enojo y grito ellos hacen lo mismo, y cuando lo hacen a mi no me gusta, pero cuando yo lo hago a mi no me importa si a ellos les gusta o no.
Ahora hay quien me eche en cara el por qué actúo de una manera u otra, alegando el por qué yo si lo hago pero a ellos se los prohíbo. En mis recuerdos de infancia no hay ni un registro de que yo cuestionara a mis padres por algún castigo impuesto, sólo lo aceptábamos y ya.
Hoy tengo que dar un informe a mis hijos, detallando el motivo del castigo, el fundamento de mi acusación y la evidencia del delito, es todo un proceso burocrático para poder imponer una corrección.
No estoy en contra de que expresen lo que sienten, lo que piensan y que razonen conmigo o con su mamá, después de todo esto demuestra que estamos haciendo un buen trabajo.
Quién no quisiera tener a los mejores padres del mundo, pero dentro de este término se confunden al pensar que el ser padre es cuando no te regañan, no te imponen castigos y no corrigen. 
Que gran error. Lamento el haber aprendido tarde lo que mis padres me prohibían en mi adolescencia, que es cuando me revelé, hasta que fui padre aprendí a ser hijo. 
Lo que estoy viviendo con mi hijo adolescente me trae recuerdos de mis propias experiencias y equivocaciones, aunque no quiero que él las cometa, he aprendido que tiene que pasar por las propias para su propio desarrollo. No por eso voy a dejar que haga lo que le plazca, estoy tratando de cumplir  y enseñarle estos consejos:



  1. Pro_4:1  Hijos míos, escuchen cuando su padre los corrige. Presten atención y aprendan buen juicio.
  2. Pro_8:32  «Y ahora, hijos míos, escúchenme, pues todos los que siguen mis caminos son felices. 
  3. Pro_13:24  Quienes no emplean la vara de disciplina odian a sus hijos. Los que en verdad aman a sus hijos se preocupan lo suficiente para disciplinarlos. 
  4. Pro_15:20  Los hijos sensatos traen alegría a su padre; los hijos necios desprecian a su madre. 
  5. Pro_17:25  Los hijos necios traen* dolor a su padre y amargura a la que los dio a luz. 
  6. Pro_19:18  Disciplina a tus hijos mientras haya esperanza; de lo contrario, arruinarás sus vidas.
  7. Pro_19:26  Los hijos que maltratan a su padre o echan fuera a su madre son una deshonra pública y una vergüenza. 
  8. Pro_22:6  Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo abandonarán. 
  9. Pro_23:13  No dejes de disciplinar a tus hijos; no morirán si les das unos buenos azotes. 
  10. Pro_23:24  El padre de hijos justos tiene motivos para alegrarse. ¡Qué satisfacción es tener hijos sabios!* 
  11. Pro_29:17  Disciplina a tus hijos, y te darán tranquilidad de espíritu y alegrarán tu corazón.
Un aspecto que he aprendido es que se tiene que dialogar mucho con los hijos, el sentirse escuchados ha reforzado su confianza hacia mi, y aun me han corregido en actitudes erróneas y hasta agresivas que tenía hacia ellos.
En el dialogo se descubren muchos tesoros en ellos, que hasta sorprende la capacidad para razonar que tienen.

Espero que estos consejos te ayuden a ser un Padre bien padre.













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada